Blogging tips

lunes, 16 de octubre de 2017

DIY Renueva la imagen de tu cocina

¿Tu cocina te resulta aburrida? ¿Vives es una casa de alquiler? y sobre todo, ¿No quieres gastarte dinero en obras?  Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es SI, este DIY es ideal para ti.



En mi caso es un piso de alquiler, por lo que no voy a hacer  obras, por supuesto, y tampoco quiero algo que se quede de manera definitiva.   

Así que ante la cocina sosa y aburrida que tengo, se me ocurrió hacer algo para el frente o  salpicadero, pero sin realizar modificaciones que puedan hacer que cuando me vaya no me devuelvan la señal o que no gusten al propietario. 

Para este trabajo los materiales que utilizaremos serán: 


  • un tablero de madera no muy grueso de la medida que queremos cubrir
  • adhesivos imitando baldosas hidráulicas (aunque también podéis hacer este trabajo con baldosas de verdad)
  • moldura madera sin tratar (medir el marco de la madera elegida)
  • pintura acrílica blanca
  • adhesivo madera
  • lija fina




Si ya tenemos cortado a la medida nuestro tablero de madera, lo que hacemos es "presentar " la moldura para saber cual es la parte que tenemos que cubrir con los adhesivos de baldosa.  Marcamos con lápiz la linea.





Pegamos los adhesivos y cortamos a la medida para cubrir todo perfectamente.  Después con una sierra y un inglete cortamos nuestra moldura como si fuéramos a enmarcar nuestra obra.  

Lijamos las rebabas que quedan en la madera después de  serrarla, para que luego nos encajen bien las esquinas de  nuestro marco. 

Pegamos el marco con la cola para madera y dejamos secar. (seguimos los tiempos indicados en el producto que usemos)

Ya tenemos listo todo para pintar, protegemos con cinta de carrocero el borde interior de nuestras baldosas y pintamos con  un par de capas de pintura acrílica, dejando secar entre ellas.





Podemos darle un acabado con un barniz satinado para proteger la pintura.  Y ya tenemos listo nuestro nuevo y colorido salpicadero  para la cocina. 




¿No os parece un trabajo sencillo?  En el caso de que utilicéis baldosas de verdad, tendríais que pegarlas a la madera con masilla especial para baldosas, y si no queréis cortar baldosas (porque no es algo que podamos hacer en casa, sin herramientas profesionales)  lo normal es que calculéis el tamaño del tablero de la madera, en proporción a las baldosas que queráis utilizar.

En definitiva, así queda mi salpicadero, un toque de color en una cocina más bien sosa  y con pocas posibilidades. 







Espero que os haya gustado, y ya sabéis que cualquier duda o consulta, os responderé en facebook o en mi email. 

Besotes

Image and video hosting by TinyPic

domingo, 16 de julio de 2017

Cubertería en orden

Es costumbre que cuando una pareja se casa, alguien le regala una cubertería elegante para ocasiones especiales o para los "Domingos" y generalmente esa cubertería viene en una caja de madera que pesa tres toneladas...y que no sabes dónde guardar. 

 Otra pega es que cuando encuentras un sitio para guardarla no suele estar accesible para utilizarla de una manera cómoda y al final optas por usar la de diario que está muy a mano,  en su cajón de la cocina.

Así que como tenía ganas de deshacerme del "cajón" de madera y tener los cubiertos más a mano, se me ocurrió reciclar unos botes de vidrio y utilizarlos para guardar los cubiertos.

Utilicé alguno de mermelada y otros que tenía guardados  porque me gustaba su forma y sabía que alguna vez seguro que se me ocurría hacer algo con ellos.

Escogí una gama de colores turquesa, rosa antiguo y beige de pintura Chalk Paint.  Después de limpiarlos bien, les dí dos o tres manos de pintura dejando secar entre capas. 








Al final una capa de barniz al agua satinado para proteger la pintura de golpes y roces. 

Uno de los botes lo forré con cuerda utilizando una pistola de pegamento caliente.  Después pinté un trozo con chalk paint rosa.



Escribí unas etiquetas con el tipo de cubiertos que contenía cada bote y las até con una cuerda con lazada. 


Me encanta el resultado, es decorativo y además práctico. Ahora si que tengo la cubertería accesible y además abulta bastante menos.

A veces con unos simples botes de mermelada podemos hacer cosas prácticas y decorativas sorprendentes.

Un besote


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 10 de julio de 2017

Bolsas impermeables multiusos

¿No os pasa que cuando vais a la playa o a la piscina, y tenéis que guardar el bañador mojado es un engorro porque moja el resto de cosas de la bolsa?

Una solución es como me dice mi madre, que lleve siempre una bolsa de plástico, pero por contra, al final siempre acabo tirando la bolsa y luego es fácil que no me acuerde de meter otra. Aparte de lo poco ecológico que resulta. 

Así que se me ocurrió modificar uno de mis tutoriales favoritos de Pinafili.  El enlace del tutorial lo tenéis más abajo, lo único que yo he hecho es cambiar la tela interior por tela PUL.  

¿Qué es el PUL? Pues una tela impermeable que fue todo un descubrimiento para mi. Con ella he confeccionado cambiadores de bebé y se utiliza también para hacer pañales lavables.

Yo la encontré en Traetela, una página de una tienda de telas Asturiana, que tiene un montón de variedad de producto y a buen precio. 

 Asi que simplemente es seguir el estupendo tutorial de Pinafili utilizando como tela interior el PUL.  Y voilá, aquí tenemos nuestras bolsitas impermeables multiusos. 





 Seguro que les voy a dar mucho uso, sobre todo ahora que empiezan las jornadas playeras a tutiplen!!


¡¡Hasta pronto!!
Image and video hosting by TinyPic

domingo, 2 de julio de 2017

Cesto playero DIY

Me acuerdo del cesto que llevaba mi madre a la playa cuando éramos pequeños. Un gran cesto de mimbre, donde cabían las toallas, cremas y todo lo necesario para la jornada playera. 

Siempre he querido tener uno y este verano me he decidido a comprarlo.  

Me acerqué a la cesteria de toda la vida del Casco viejo de Bilbao y compré el más grande que había. (Si quiero que entre lo de cuatro personas tiene que ser muuuy grande)

Cuando llegué con él a casa y lo vi,  así, tan desnudito, cómo un lienzo en blanco, pensé que tenía que hacerle algo de mi cosecha, darle un toque especial. 

Ya, ya sé que lo que se lleva ahora es pintarlos con Chalk Paint, pero aunque me gustan, me da la sensación de estar ya muy vistos.  Así que decidí hacerle algo sencillo y casi de quita y pon. 

Compré lanas de colores fluorescentes y con ellas hice unas borlas. Las adorné con cuentas de madera que tenía en casa. Las até a una argolla de llavero y de esta manera, si me canso de ellas puedo quitarlas sin problema.



Cuando fui a la mercería a por material para hacerme las sandalias, vi una tira de madroños de colores flúor que me encantó.  Así que simplemente con el pegamento de tela lo pegué en todo el borde del cesto. 



El resultado, sencillo pero alegre y llamativo.  Colores brillantes para el verano y para la playa. 

Y si, cabe todo perfectamente. Estoy encantada con la adquisición y la verdad es que minimiza bastante la cantidad de bultos que llevabamos antes a la playa. 

Espero que os animeis a volver a la tradición de los cestos. Además contribuimos a que este tipo de artesanía siga viva. 

¡¡Hasta pronto!!




Image and video hosting by TinyPic

domingo, 25 de junio de 2017

DIY Sandalias Boho Chic


Ya desde el verano pasado estaba enamorada de este estilo de sandalias, pero la cosa quedó en "agua de Borrajas".  Así que  este año tenían que caer unas sí o sí.

El "problemilla" era que todas las que veía en las tiendas eran de tira entre los dedos, cosa que no aguanto porque me hace daño o con unos taconazos de vértigo, los cuales no me hacen falta, la verdad y sobre todo porque no los concibo como mi idea de "comodidad veraniega".  

Vamos.. que casi me falta andar descalza en verano.

Así que decidí hacerme unas sandalias a mi medida. Lo primero era encontrar unas sandalias de base que fueran de mi gusto.  Encontré unas en Primark que podían servir, de color café con leche y de atar con cuerda al tobillo. 


Después visité una de mis mercerías favoritas y elegí una cinta turquesa con detalles fucsias y flecos. Ademas cogí un cordón en color fucsia y pegamento especial para tela. 


La cosa es bastante simple. Cortamos la cinta a la medida de las tiras de la sandalia que vamos a cubrir y pegamos. Así de fácil.


Para pasar el cordón utilicé un truco, forrar el extremo con cello y hacer una especie de punta afilada. De esta manera pasa fácilmente por los agujeros de las tiras de sandalia y sólo tenemos que tirar para pasar el cordón.


Añadí una tira de strass rosa que tenía guardada, y puse algún detalle colgado del cordón. Y este es el resultado, a mi me encanta!!



Ya veis que es muy sencillo haceros vuestras propias sandalias Boho personalizadas.  Seguro que se os ocurren mil ideas. Os sorprendería las cosas tan bonitas que podéis encontrar en las mercerías. 

Bueno, ahora una buena pedicura para preparar los pies para el verano y a lucirlas.  

¡Que disfrutéis de este verano y de unas merecidas vacaciones!.

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 17 de mayo de 2017

Marcos personalizados

¿Quieres unos marcos de fotos originales? ¿personalizados? Pues quédate conmigo y te enseñaré cómo convertir unos marcos sosos y aburridos, en una pieza personal, alegre y coordinada con la decoración de tu hogar.



Comenzamos  quitando la parte trasera y el cristal y nos quedamos sólo con el marco.  Para este trabajo he utilizado pintura a la tiza.  He combinado varios tonos en este caso, porque es un marco múltiple y quería algo más alegre.




Nos harán falta por lo menos un par de capas. Una vez seca la pintura, barnizamos con barniz al agua (mate, satinado o brillante) o le damos una mano de cera, dejamos secar y sacamos brillo con un paño de algodón.




Cuando ya lo tenemos terminado es hora de elegir la temática de las fotografías que vamos a utilizar, familia, un viaje, fotos antiguas o en blanco y negro...   

Yo elegí la temática familia y en el marco central elegí poner una frase que iba muy bien con el tema. Para ello utilicé una cartulina negra y escribí la frase con tinta dorada. 




A mi me encanta el resultado ¿A vosotros?  Para mi el marco es mucho más personal y gana en sensación de calidad y personalidad.  Por supuesto, como siempre, las opciones son ilimitadas, todo depende de vuestra creatividad y de la decoración de vuestra casa. 


También es una estupenda idea para regalar, yo le hice uno a mis padres con fotos de sus nietos y les encantó.


Aprovechando que estaba de racha con esto de los marcos, pinté uno de esos de las fotos del año del bebé, que no me gustaba el tono plata típico de estos marcos. Y no quedó mal la verdad. 

Este es el ANTES



Este es el DESPUÉS



Como siempre, os invito a sumergiros en vuestra creatividad para decorar vuestros hogares o para simplemente pasar un rato relajado sin pensar en otras cosas.

Un besote!!
Image and video hosting by TinyPic

Piso de Alquiler (Antes y Después) 2

Y por fin os traigo la segunda parte de la transformación que hicimos de un piso destinado al alquiler.  Un cambio sencillo, donde aprovechamos algunos muebles de la casa, dándoles una vuelta de tuerca. 

En la primera parte os enseñé el salón y la chimenea decorativa que hicimos a partir de un mueble que iban a tirar. 

En la habitación principal, se empapeló la pared del cabecero de la cama con un papel imitando lamas de madera grises. El color de las paredes en un gris más claro.  Un armario de gran capacidad de Ikea y una cama de 1,50.





Aquí la nota original la pone la lámpara que personalicé para esta habitación, el toque de color para romper con el tan  neutral gris de las paredes.

Una lámpara comprada en Wallapop (un sitio estupendo para encontrar tesoros), con cuerpo en dorado y detalles de cristal, nos sirve para esta habitación de techos altos. Pero primero la sometemos a una transformación. 


La desmontamos y limpiamos (consejo: sacar fotos del orden de colocación de las piezas, no será la primera vez que no nos acordamos de cómo iba). Le quitamos los cristalinos colgantes y esas barras superiores, para darle un aire mas actual.  Limpiamos bien y cambiamos el cableado.

La base la pintamos de blanco y las piezas de cristal en un color aguamarina que me parece precioso y muy original. Acabamos un barniz satinado.





El resultado es espectacular, me quedé enamorada de esta lámpara. El contraste con el gris y los techos altos que nos permitieron dejar la cadena larga hace que luzca como una lámpara de diseño.


Otro detalle de la habitación principal, fue recuperar un espejo redondo que habia en la casa, el cual pintamos el marco de gris y el espejo con pintura negra de pizarra.  Escribimos una frase motivadora totalmente idónea para una habitación con rotuladores de tiza blanco.

Nuestra idea era colocarlo en la parte del cabecero de la cama, para que vistiera un poco más esa zona, ya que no había previsto colocar ningún cabecero como tal.  Pero la dueña decidió a modo personal, colocarlo en la pared enfrente de la cama para que se vea la frase al levantarse de la cama.



Una manera original de aprovechar un espejo antiguo que nos da siempre esa opción de personalizar la frase siempre que queramos.

Para la segunda habitación recuperamos un cabecero de la casa de rejilla, pintándolo de gris con un barrido en blanco.  Este es al Antes de la habitación y del cabecero.





La habitación se pintó igual que el resto de la casa con un gris neutro que no condiciona a la hora de elegir la ropa de cama o los adornos y complementos.

El cabecero es una pieza única, y además estos cabeceros están muy buscados por los amantes de la restauración.  Hicimos también unos cuadros utilizando pintura chalk en color coral y unos papeles de flores de scrapbook. Un gran armario de Ikea igual que en la otra habitación y unos pomos con un toque de color.




La lámpara, una pantalla de tela en color crudo, la pintamos de gris para que se integrara con el resto de la decoración.




El resultado es una sensación de limpio y acogedor, a la espera de que los nuevos inquilinos lo personalicen a su gusto.

Por fin llegamos al Recibidor, donde aprovechamos también una cómoda que había en la casa.

Pintamos el cuerpo de blanco y los cajones de gris. Los tiradores los pintamos también de blanco, porque a la dueña le gustaban así y no los quiso cambiar.  Yo sinceramente, os recomiendo cambiar este tipo de tiradores porque suelen estar cedidos los tornillos, por el tiempo y el uso y suelen ser endebles.

Aquí tenemos el ANTES de esta entrada, como veréis también hemos pintado el marco dorado de este espejo, en gris con un barrido en blanco y acabamos con barniz satinado.




Conservamos la encimera de mármol que tenía la cómoda porque le da prestancia al mueble y ademas los colores nos pegaban perfectamente.




La cocina y el baño no los tocamos porque estaban bastante actualizados y no necesitaban cambios urgentes.  Pusimos un par de detalles en la cocina, para darle un toque personal a la hora de presentar el piso a los posibles inquilinos.



Espero que os haya gustado este cambio, que aunque sencillo, marcó una diferencia en este piso. Deciros que se alquiló rápidamente y que ya hay alguien disfrutando de este cambio.

Si necesitáis asesoramiento para cambiar una estancia de vuestra casa de una manera económica y personal ya sabéis, podéis contactar conmigo en el mail itllaguno75@gmail.com

Un besote y como siempre os digo, dar rienda suelta a vuestra creatividad.